Ashton Kutcher testificó en el caso del asesinato de su cita en 2001

Ashton Kutcher y Ashley Ellerin

El actor testificó sobre la horrible noche en que su cita, Ashley Ellerin, fue horriblemente asesinada.

Ashton Kutcher apareció el miércoles en una sala de la corte de Los Ángeles para revivir la horrible noche en que su cita, Ashley Ellerin, fue horriblemente asesinada.

Michael Thomas Gargiulo, ex pareja de Ashley Ellerin, quien, según la policía, la apuñaló brutalmente 47 veces, se habría presentado en la casa de ella la noche del 21 de febrero de 2001, dos horas antes de una cita con Kutcher, con quien asistiría a una fiesta post Grammy.

Y Kutcher, de 41 años, luciendo un bigote y vestido con un traje azul y camisa con corbata oscura, admitió que al día siguiente, después de enterarse del brutal asesinato de Ellerin, de 22 años, “se asustó” porque sus huellas dactilares estaban en la manija de la puerta delantera de su apartamento, y él temía que fuera sospechoso del asesinato.

Con un Gargiulo sin expresión, con camisa morada y pantalones oscuros y con la cabeza afeitada, Kutcher contó cómo en 2001 se había convertido en un “conocido” de Ellerin, una modelo y estudiante del Instituto de Diseño de Moda de Los Ángeles.

Kutcher, en ese momento 23 y protagonizando su primer éxito televisivo, That 70s Show, dijo que conoció a Ellerin en una fiesta de cumpleaños en diciembre de 2000 y, como estaba saliendo con alguien más en ese momento, le presentó a una amiga suya.

Luego, a principios de febrero, fue a una fiesta de inauguración en la casa de Ellerin en Hollywood, detrás del famoso Teatro Chino de Grauman.

Desde que Kutcher había roto recientemente con su entonces novia, se hizo amigo más cercano de Ellerin y los dos hicieron arreglos para salir en una cita el 21 de febrero de 2001, la noche de los Premios Grammy.

Él la llamó entre las 3 y las 4 de la tarde de ese día : “hicimos planes para salir esa noche a cenar y tomar algo a las 8 en punto”.

La llamó de nuevo a las 7:30 pm para decir que llegaría tarde porque iba a la casa de su amiga Christie Swanson para ver los premios Grammy en la televisión.

Ellerin lo llamó a las 8:24 pm de la noche y le dijo que acababa de salir de la ducha y que estaba secándose su cabello.

“Le dije que iba a llegar un poco tarde y me dijo: ‘Está bien, hasta luego'”.

Kutcher le dijo a la corte que después de perder la noción del tiempo, trató de llamar a Ellerin para decirle que estaba llegando tarde. “Pero no hubo respuesta”, dijo.

Se fue a casa para pasear a sus perros y luego llamó a Ellerin de nuevo para decirle que estaba en camino. “De nuevo, no hay respuesta”, le dijo al juez Larry Fidler en el Tribunal Superior de Los Ángeles.

Kutcher condujo las cinco cuadras de su casa hasta la de Ashley, llegó entre las 10.30 pm y las 10.45 pm y encontró su BMW convertible rojo estacionado afuera y notó que “todas las luces de la casa estaban encendidas”.

“Llamé a la puerta, no hay respuesta. Volví a golpear, no hay respuesta. Miré por la ventana de la puerta principal y no vi nada. Probé la manija de la puerta delantera y estaba cerrada”.

“Miré por una ventana lateral porque pensé que era extraño que las luces estuvieran encendidas. Parece que todo estaba un poco desordenado, pero no pensé que ocurriera nada malo, y creí que era normal porque se acababa de mudar. Entonces vi lo que pensé que era vino tinto derramado sobre la alfombra. No estaba alarmado porque acababa de estar en la fiesta de inauguración de la casa en su casa y fue una especie de fiesta universitaria”.

Después de no ver a nadie dentro y no obtener respuesta a los golpes de su puerta, Kutcher se fue. Dijo que asumió que Ellerin había salido con una amiga porque estaba molesta porque él se había retrasado tanto.

“Me di cuenta de que había cagado, había llegado demasiado tarde”, dijo al jurado.

Bajo el interrogatorio del abogado defensor Dan Nardoni, Kutcher dijo que no recordaba haber visto a Gargiulo entre las 30 a 40 personas en la fiesta de inauguración de la casa de Ashley dos semanas antes de su asesinato.

Añadió que Ellerin no le había dicho que estaba teniendo “algún problema” con otras personas.

Kutcher terminó su casi una hora de testimonio y le dijo al tribunal que cuando se enteró al día siguiente del asesinato de Ellerin, fue a la policía para decirles que había estado fuera de su casa la noche de su asesinato.

“Fui a su puerta, mis huellas estaban en la puerta”, dijo. ‘Me estaba volviendo loco’.

La compañera de cuarto de Ellerin encontró su cuerpo horriblemente mutilado en el apartamento al día siguiente.

La mancha que Kutcher pensó que era vino tinto era en realidad sangre de las 47 heridas abiertas, algunas de hasta seis pulgadas de profundidad, infligidas en su cuello, pecho, estómago y espalda por un intruso que empuñaba un cuchillo.

Michael Gargiulo, de 43 años, está acusado de asesinar a dos mujeres, entre ellas Ellerin, y de intentar matar a otra en el área de Los Ángeles entre 2001 y 2008.

Fue acusado por separado de matar a una mujer de 18 años de Illinois cuyo padre la encontró apuñalada en el umbral de su casa, con la llave aún en la mano.

Gargiulo era vecino de cada víctima en el momento de los ataques.