Meghan Markle no quería ser solo un cliché

Meghan Markle

La duquesa se preparó no solamente para ser actriz, pues siempre tuvo metas más altas.

Meghan Markle no quería ser solo otra cara bonita en una valla publicitaria, u otra joven de Los Ángeles que se esfuerza por ser actriz.

Ella tenía metas mucho más grandes que eso. Cuando fue a la universidad, se especializó en teatro y relaciones internacionales para asegurarse de tener una ventaja en el negocio.

Desembarcar su papel más reciente como miembro de la familia real es definitivamente más de lo que jamás había soñado que sería.

Pero Markle no pudo evitar el encanto de convertirse en actriz.

Ella creció en Los Ángeles y es hija de Thomas Markle, quien fue director de iluminación en la comedia “Married with Children”. Como su padre pasó mucho tiempo en el set, la joven Meghan también lo hizo. Ella estuvo expuesta, desde el principio, a cómo sería la vida como actriz.

En 2011, conseguir un papel en Suits fue un sueño hecho realidad. Rápidamente se mudó a Toronto para filmar la serie y allí vivió hasta que se mudó para estar con el Príncipe Harry.

Meghan le explica a Marie Claire que siempre fue un poco nerd, y aunque estaba muy interesada en seguir actuando, no quería ser un cliché. “Siempre había sido la nerd del teatro en la Universidad Northwestern”. Ella admite.