Murió el actor y dramaturgo Sam Shepard

Sam Shepard
Sam Shepard (derecha) al lado del actor Kyle Chandler en Bloodline.

Su última aparición en la pantalla chica fue en la serie de Netflix, Bloodline.

El actor y dramaturgo Sam Shepard falleció el pasado jueves a los 73 años de edad por complicaciones derivadas de la esclerosis lateral amiotrófica.

Shepard murió en su residencia de Kentucky (EU), tras una larga carrera en la que destacó como uno de los escritores de obras de teatro más prominentes del movimiento “Off Broadway”, producciones teatrales en Nueva York de menor envergadura.

La actución más reciente en la pantalla chica de Shepard fue en Bloodline, de Netflix.

Shepard fue el autor de la obra Buried Child, que recibió el Premio Pulitzer en 1979, y fue nominado a un Oscar como Mejor Actor Secundario por su papel en el largometraje The Right Stuff.