Scott Speer se declara no culpable de delitos graves

Scott Speer

Speer está acusado de violencia doméstica, maltrato infantil, amenazas y resistencia.

El director Scott Speer que se ha internado voluntariamente en un centro de rehabilitación para combatir sus problemas de adicción que, según se informó, llevaron a una intensa disputa doméstica el mes pasado (19 de abril).

El cineasta de Step Up Revolution se enfrenta a cinco cargos de violencia doméstica, incendio intencional, maltrato infantil, amenazas y resistencia, luego de su enfrentamiento con su esposa, Michelle McLaughlin, en su casa en el Valle de San Fernando, California.

Durante la acalorada discusión, él puso fuego en su casa, aunque los bomberos que habían sido llamados a la escena pudieron extinguir las llamas, y el director de 36 años fue colocado bajo custodia.

Una audiencia honorífica sobre el caso se llevó a cabo este viernes, cuando su abogado, Shawn Holley, se declaró no culpable por su cliente, éste reveló que actualmente su cliente está trabajando en sus problemas personales en una instalación en Utah.

“Scott está haciendo todo lo posible para solucionar los problemas que llevaron a este incidente”, dijo Holley.

Speer, que está libre con una fianza de US$250 mil, ha estado sobrio durante 29 días, y si es declarado culpable enfrenta 8 años de cárcel.