Kim Kardashian se sometió a cinco cirugías después de tener a sus hijos

Kim Kardashian con sus hijos Saint y North West

Los dos embarazos que tuvo Kim le provocaron daños que requirieron ser reparados a través de cirugía.

En un video para su nueva campaña SKIMS, Kim dijo: “Cuando estaba embarazada de mi hija North, tenía una afección llamada preeclampsia o toxemia, que es básicamente cuando los órganos de la madre comienzan a cerrarse”.

“La única forma de deshacerse de eso es dar a luz al bebé. A las 34 semanas y media, tuve que ponerme en trabajo de parto de emergencia, me indujeron. North pesaba 4 libras (1.81 kgs). Llegó casi seis semanas antes”.

Ella continuó explicando que después de dar a luz a su hija, su placenta nunca salió, sino que creció dentro de su útero.

Ella dijo: “De eso mueren las mujeres en el parto”.

A pesar del difícil embarazo y parto, la pareja quería más hijos, pero la estrella de ‘Keeping Up With the Kardashians’ tuvo otro momento complicado mientras gestaba a Saint.

Ella continuó: “Después de que nació mi hija, seguí haciendo el proceso de congelar mis óvulos. Pude quedar embarazada con mi hijo Saint, y luego me quedaron dos embriones. Tenía la misma condición, el mismo horrible parto que tuve con mi primera hija.

“Después de eso, tuve que realizar cinco operaciones diferentes en un año y medio para reparar el daño que todo eso causó en el interior de mi cuerpo”.

Los médicos se negaron a ayudar a Kim a quedar embarazada por tercera vez.

Ella recordó: “Le pregunté a mis médicos, ‘¿Puedo hacerlo una vez más?’ Y dijeron: ‘Ni siquiera te pondremos un embrión, eso sería como una mala práctica'”.

Aunque tuvo dificultades para tener a su familia, Kim insiste en que todas las luchas “valieron la pena”.

Ella concluyó: “Estoy muy agradecida por mis hermosos hijos, no importa cómo vinieron a mí, vinieron a mí”.

“Estoy muy agradecida por las sustitutas. Estoy realmente agradecida por mi familia. Crecí con tantos hermanos. Simplemente me encantó estar en un gran ambiente”.