Demi Moore y sus tres hijas se sinceran sobr sus problemas de adicción

Demi Moore y Rumer Willis en Red Table Talk

Tallulah relata que ver a su madre en ese estado era como ver “un monstruo que venía”.

Demi Moore y sus tres hijas se sentaron con Jada Pinkett Smith para discutir con franqueza cómo superaron los problemas en su dinámica familiar.

Rumer, de 31 años, Scout, de 28 años, y Tallulah, de 25 años, que Moore comparte con su ex esposo Bruce Willis, reflexionaron sobre cómo fue ver a su madre, ahora con 56 años, lidiar con problemas de adicción y finalmente recaer.

Tallulah señala que ver así a Demi era como “un monstruo que venía”.

“Recuerdo que solo estaba la ansiedad que surgía en mi cuerpo, cuando podía sentir que sus ojos se estaban cerrando un poco más, por la forma en que hablaba. O sería mucho más cariñosa conmigo si no estuviera sobria”, agregó.

“Era discordante”, dijo Rumer. Tallulah continuó: “Era muy extraño. Recuerdo estar muy molesta y tratarla como a una niña y hablarle como a una niña. No era la madre con la que habíamos crecido ”.

Moore hizo público sus problemas de sobriedad en su libro de memorias reveladoras, ‘Inside Out’.

Rumer ha expresado previamente su admiración por la apertura de su madre. A principios de octubre en The Talk, dijo: “Estoy muy orgullosa de su vulnerabilidad, y creo que muchas mujeres la han visto, y como su hija la he visto, como este tipo de faro de fuerza y esto tipo de líder “.

Ella continuó: “Creo que lo que realmente respeto de ella es que nunca es la víctima en su historia. Asume su responsabilidad y, ten en cuenta, esta es su perspectiva, su historia, y ella es la primera en decir eso”.

Moore escribió en su libro sobre sus problemas con las drogas en su juventud, y que el colapso de su matrimonio con Ashton Kutcher impactó su salud mental y física. La pareja se divorció en 2013.

Ella rompió su sobriedad de 20 años y comenzó a abusar de Vicodin y el alcohol. Sus tres hijas dejaron de hablarle.

Moore, que estaba sufriendo y aislada de su familia, pesaba apenas 102 libras (46 kgs). En 2012, la estrella de Hollywood fue llevada de urgencia al hospital después de fumar marihuana sintética e inhalar óxido nitroso en una fiesta.