Familia real prepara un nuevo desaire para Meghan Markle

Reina Elizabeth II, Meghan Markle, Principe Harry

Las campanas de la Abadía de Westminster guardarían silencio el día del cumpleaños de Meghan, el próximo 4 de agosto.

Al acercarse el cumpleaños de la duquesa de Sussex, Meghan Markle, los expertos reales predicen un desaire obvio de la familia real.

Las campanas de la Abadía de Westminster deberían sonar para que la duquesa de Sussex celebre su cumpleaños número 39, el 4 de agosto. Sin embargo, corren rumores de que la tradición no se llevará a cabo este año.

Para hacer más grande el desaire, sí se tocaron las campanas para conmemorar el cumpleaños del deshonrado Príncipe Andrew, quien renunció a sus deberes reales oficiales a la luz de su presunta participación en el escándalo de pederastía de Jeffrey Epstein.

Las campanas deberán sonar para el cumpleaños de la princesa Anne, 11 días después del de Meghan.

Un portavoz de la Abadía, donde el Príncipe William y Kate se casaron en 2011, le dijo al Daily Mail: “Las campanas generalmente se tocan para conmemorar los cumpleaños de los miembros mayores de la Familia Real, y a través de la línea de sucesión para el Duque y la Duquesa de Cambridge y sus hijos “.

Sin embargo, Harry es sexto en la línea al trono, dos lugares por delante de Andrew.

La duquesa de Sussex, junto con su esposo, el príncipe Harry, renunciaron sensacionalmente a sus roles como miembros de primera línea de la familia real en marzo.

Desde entonces, la pareja y su hijo de un año, Archie, se han estado alojando en una mansión ultra lujosa de Beverly Hills que pertenece al magnate de Hollywood Tyler Perry.

A pesar de alejarse de los deberes reales a principios de este año, se informó que Harry y Meghan todavía estaban en camino de ganar millones gracias a su “alcance global”, a pesar de que la Reina los obligó a abandonar su marca “Sussex Royal”.

La monarca de 93 años ordenó a la pareja que dejara de usar la etiqueta, incluso después de que gastaron miles en la nueva marca después de dejar a la familia real.

Anteriormente se sugirió que la pareja podría obtener rápidamente millones de negocios comerciales lucrativos, e incluso recaudar alrededor de US$ 745,000 por un solo discurso.