La Reina Elizabeth II no accedió a relajar el protocolo real con la llegada de Meghan Markle

Reina Elizabeth II, Meghan Markle, Principe Harry

A pesar de que la ex actriz y Harry querían hacer las cosas diferentes, la Reina no les dio el mínimo espacio para hacerlo.

La Reina Elizabeth II “presionó” para que el protocolo real siguiera siendo el mismo, cuando Meghan Markle se unió a la familia a pesar del deseo del duque y la duquesa de Sussex de hacer las cosas de manera diferente.

La experta real Roya Nikkah explicó que la brecha entre los Sussex y la realeza probablemente se debió a su acercamiento a la monarquía, ya que los miembros de la realeza querían mantener las cosas igual. Cuando Meghan y Harry dejaron sus roles, la Reina dijo que no podían estar “mitad dentro, mitad fuera” de sus deberes reales.

El reconocimiento de la tensión entre miembros de la realeza fue confirmado en el libro Finding Freedom, por muchos conocedores, según informa el diario Express.

En declaraciones a True Royalty TV, la Sra. Nikkah habló sobre lo que se ha aprendido del libro sobre Meghan y Harry.

Ella dijo: “Los titulares predominantes parecen ser más o menos lo que ya sabíamos para personas como los corresponsales reales: había fricciones dentro de las paredes del palacio y había fricciones entre los Sussex y otros miembros de la Familia Real”.

“Creo que al leer esos extractos, la sensación era que querían intentar hacer las cosas de una manera diferente”.

“Quizás la Familia Real estaba muy interesada en que todos siguieran adelante con la exitosa forma de hacer las cosas”.

“En general, saqué de esto una gran tristeza, sobre la que los corresponsales reales informaron anteriormente, que parece ser muy evidente y estar aún en curso. Es triste”.

Sus comentarios se producen cuando, según los informes, el padre de la duquesa de Sussex dijo que está desilusionado por la mujer en la que su hija se ha convertido.

Thomas Markle también respondió al nuevo libro sobre Meghan y Harry criticando el momento de su publicación, diciendo que se presenta como una colección de quejas en un momento en que miles de personas están muriendo por COVID-19.

En declaraciones a The Sun, Thomas Markle dijo: “Amo a mi hija, pero realmente no aprecio en lo que se ha convertido en este momento”.

En reacción al lanzamiento de Finding Freedom, de Omid Scobie y Carolyn Durand, el hombre de 76 años dijo al periódico: “Este es el peor momento del mundo para quejarse de cualquier cosa, porque la gente en todas partes está sufriendo debido a la pandemia de coronavirus “.

Si bien algunos comentaristas de los medios han alegado colusión entre los Sussex y los autores del libro, un portavoz de Harry y Meghan ha dicho que la pareja no contribuyó.

Finding Freedom también detalla el drama que vivieron Meghan y Harry, cuando se reveló que le pagaron a Thomas Markle por ayudar a preparar fotos de paparazzi de él mismo cerca de su casa en Rosarito, México.

El Sr. Markle respondió diciendo que su hija había arreglado tomas de paparazzi mientras actuaba en el drama televisivo Suits antes de conocer a Harry.

Markle le dijo a The Sun, enfatizando que no le pagó por la breve entrevista: “Aparentemente, Meghan ha hecho tratos con los paparazzi. Ella lo planeó.

El Sr. Markle no asistió a la boda de su hija. El libro dice que Meghan todavía estaba desesperada por que él estuviera allí, a pesar de la publicidad sobre su participación con los paparazzi, pero que no respondió a sus mensajes de texto y mensajes de voz en los días previos al evento.

El padre de Meghan sufrió un ataque cardíaco casi al mismo tiempo, que dijo que le habría impedido volar a Londres en cualquier caso.