Naya Rivera levantó el brazo y pidió ayuda antes de morir ahogada

Naya Rivera

El informe del médico forense del condado de Ventura confirma que la actriz luchó por su vida y pidió ayuda antes de morir.

La ex actriz de Glee, Naya Rivera, levantó el brazo y pidió ayuda mientras se ahogaba, cuando se encontraba en un lago con su hijo, según un informe post-mortem.

Rivera, mejor conocida por interpretar a Santana López en la comedia musical de televisión Glee de 2009 a 2015, había estado con su hijo de cuatro años, Josey Hollis Dorsey, en el lago Piru, al noroeste de Los Ángeles, el 8 de julio.

El informe del médico forense del condado de Ventura dijo que la mujer de 33 años había ayudado a su hijo a volver a subir al bote después de nadar y él había notado que ella “levantó el brazo en el aire y gritó ‘ayuda'” antes de “desaparecer” dentro del agua”.

El niño fue encontrado durmiendo en el bote más tarde esa tarde y el cuerpo de Rivera fue encontrado flotando bajo el agua cinco días después.

Rivera “sabía nadar bien”, según el informe, y el hombre que le había alquilado el bote dijo que ella rechazó un chaleco salvavidas; de todos modos, él había puesto uno en el bote.

El informe también reveló que Rivera había tenido problemas previos de vértigo, una infección reciente de los senos nasales y una pequeña cantidad de anfetaminas recetadas en su sistema, pero ninguno de estos fue descrito como factores de su muerte.

También había tomado pequeñas cantidades de un medicamento contra la ansiedad y un supresor del apetito.

Después de que se encontró su cuerpo, el alguacil Bill Ayub dijo que Josey le dijo a los detectives que la pareja fue a nadar y ella lo empujó a la cubierta antes de que él mirara hacia atrás para verla desaparecer bajo el agua.

Instagram

El alguacil dijo que su teoría era que el bote se movía a la deriva mientras nadaban y ella “reunió suficiente energía para llevar a su hijo a bordo, pero no lo suficiente para salvarse a sí misma”.

El cuerpo de Rivera fue encontrado siete años después de que el coprotagonista de Glee, Cory Monteith, muriera a los 31 a causa del alcohol y la heroína.

Otra estrella de Glee, Mark Salling, se suicidó en 2018 a los 35 años después de declararse culpable de cargos de pornografía infantil.