Reina obligó al Príncipe William a renunciar a su sueño

Principe William

William siempre sintió adoración por volar helicópteros de combate, pero la monarca le prohibió acercarse a la línea de frente.

El príncipe William ha demostrado que es más que capaz de liderar una nación a través de una crisis, después de que él y la duquesa Kate dieron un paso al frente y asumieron más deberes reales en ausencia de la reina.

Pero a pesar de su capacidad aparentemente natural de gobernar, resultó que hubo un momento en que el duque, según los informes, quería seguir una carrera profesional alternativa, hasta que Su Majestad la Reina Elizabeth II le marcó el alto, según la revista New Idea.

Hablando en el documental del Canal 5 William and Kate: Too Good To Be True, el comentarista real Simon Vigar alegó que William tenía prohibido seguir una carrera en el ejército.

Según el locutor británico, William “no tenía permitido acercarse a la línea del frente” porque la Reina aparentemente le ordenó que renunciara a su papel soñado.

A pesar de que se entrenó para ser piloto de helicóptero y pasó dos años volando para emergencias, cuando se trataba de servir en las Fuerzas Armadas Británicas, fue un inquebrantable “No” de la Reina.

“William estaba desesperado por permanecer en el ejército y, por supuesto, se entrenó para ser piloto de helicóptero”, dijo Simon. “Pero al final, no se le permitió acercarse a la línea del frente”.

Continuó: “El jefe supremo dijo que no porque es el segundo en la línea del trono”.

El comentarista real continuó diciendo que, a pesar de que sus sueños militares se hicieron añicos, el duque logró encontrar un terreno común con la monarquía, después de que volvió a entrenar sus habilidades para ayudar a otros.

“Se volvió a entrenar como piloto de búsqueda y rescate en Anglesey”, dijo Simon.

“Ayudó a salvar muchas, muchas vidas volando en ese helicóptero amarillo alrededor de las Islas Británicas … Así que eso le dio un papel significativo. Y eso significó mucho para él”, agregó.

William recientemente permitió que las ambulancias aéreas se detuvieran y repostaran en el jardín privado de su casa de Londres del Palacio de Kensington en medio de la pandemia de coronavirus.

Las ambulancias aéreas recibieron luz verde para aterrizar y despegar del campo Perks, que se utiliza como lugar de aterrizaje para los helicópteros de la familia real.

Los paramédicos originalmente tuvieron que volar a la estación de reabastecimiento de combustible más cercana en Watford, que está a unas 20 millas de distancia. Por lo tanto, la nueva ubicación sin duda les ahorró un tiempo valioso.

Por supuesto, la amable oferta de Wills no es una sorpresa ya que el servicio de ambulancia aérea está muy cerca de su corazón.