Jessica Simpson luchó contra una horrible infección después de una cirugía

La cantante se sometió a una abdominoplastía tras tener su segundo hijos, pero contrajo una infección.

La cantante Jessica Simpson ha revelado que luchó contra una infección horrible después de una abdominoplastia, tras el nacimiento de su segundo hijo.

Simpson ha estado compartiendo secretos de su vida con los fanáticos en su autobiografía “Open Book” con un extracto que recuerda su aterradora estadía en el hospital después de su cirugía de 2015.

Explicando que la abdominoplastia parcial “no era para bajar de peso”, Simpson escribe que decidió pasar por la cirugía para “deshacerse de las estrías y la piel suelta que quedaba de mis embarazos consecutivos”.

Y a pesar de que su médico le advirtió sobre los riesgos del procedimiento, ella siguió adelante como un regalo de cumpleaños número 35 para ella. Después de la cirugía, Jessica no estaba contenta con los resultados y decidió someterse a una abdominoplastia completa.

“Esta cirugía fue más complicada. Tenía la sensación de que algo iba a salir mal desde el principio, a pesar de que dejé de beber para prepararme ”, continuó.

El procedimiento en sí duró dos horas más de lo esperado, y Simpson contrajo una infección desagradable.

“Tuve una infección (colitis) y estaba vomitando tanto que pensé que iba a reventar mis suturas”, agregó.

Después de ser llevada de urgencia al hospital, Simpson permaneció allí durante nueve días, donde los médicos incluso discutieron sobre si podría necesitar una transfusión de sangre. Afortunadamente, logró recuperarse sin eso.

Al emitir una advertencia a sus fanáticos, dijo: “Puedo decirles que la cirugía plástica no cura lo que hay dentro. Realmente, se trata de cómo te sientes emocionalmente, y yo seguía siendo tan dura conmigo misma una vez que sané de la cirugía. Todavía tenía mucho trabajo que hacer”.