La reina Elizabeth II teme que el príncipe Andrew salga perjudicado en juicio de Ghislaine Maxwell

Principe Andrew, Reina Elizabeth II

Las implicaciones de Andrew con el financiero muerto, Jeffrey Eipstein, podrían afectar aun más al hijo preferido de la reina.

Como si no bastaran los problemas personales que la familia real viene enfrentando desde el escándalo del príncipe Andrew, la salida definitiva de los duques de Sussex de la realeza, la próxima entrevista reveladora de ellos con Oprah Winfrey, y el actual estado de salud del Príncipe Philip, se dice que la reina Elizabeth II teme también el próximo juicio en julio de Ghislaine Maxwell, la expareja de Jeffrey Epstein y la mujer acusada de reclutar y preparar a niñas para que fuesen abusadas s3xualmente por Epstein y sus amigos.

Principe Andrew con su víctima Virginia Giuffre (17 años) y la “proxeneta” Ghislaine Maxwell

En 2019, el príncipe Andrew se vio obligado a negar que tuviera alguna implicación con las actividades del fallecido pedófilo convicto Jeffrey Epstein, incluido el tráfico sexual y el abuso, y se vio obligado a retirarse de su papel en la Familia Real después de una desastrosa entrevista con la BBC.

Si bien Andrew negó continuamente cualquier participación en los crímenes de Epstein, en diciembre de 2020, el agente de moda francés amigo de Epstein, Jean-Luc Brunel, también fue acusado de violación de menores y acoso sexual, con acusaciones en su contra, incluida una mujer que también afirma que fue traficada aún adolescente para estar con el duque de York.

En el mismo mes, el Daily Mail también publicó una investigación de cuatro partes sobre el turbio caso y las muchas negaciones del Príncipe.

Sin embargo, la reina tiene toda la razón en estar preocupada. Según la revista New Ideia Royals, ahora, en 2021, parece que las cosas solo van a empeorar para el príncipe, comenzando con el juicio de Ghislaine.

Los conocedores reales dicen que el juicio de Maxwell solo atraerá más atención al duque de York y que sus vínculos seguirán siendo un tema ineludible para toda la Familia Real.

El especialista en temas de la realeza, Phil Dampier, afirmó a la publicación: “El príncipe Andrew es el hijo favorito de la reina y ella siempre lo apoyará detrás de escena, tanto emocional como financieramente. Pero debe estar muy preocupada por lo que se dirá en el caso judicial de Maxwell y otras acciones civiles de las víctimas de Epstein. Todo es muy preocupante para la reina y es lo último que necesita cuando se acerca a su 95 cumpleaños. Con la partida de Harry y Meghan, ella debe estar devastada por este giro de los acontecimientos. Pero, como siempre, seguirá adelante”.

Por ahora, el Príncipe ha mantenido un perfil bajo, refugiándose en el encierro de la Covid-19 en el Reino Unido con su exesposa Sarah Ferguson, y hablando con sus abogados a diario.

“Parece que le han dicho que eventualmente todo esto desaparecerá, pero lo peor podría estar por venir, y no sabemos qué detalles explosivos se darán en la corte”, dice Dampier.