Lori Loughlin contrata experto que la enseñe a vivir en prisión

Lori Loughlin

La actriz y su marido Mossimo Giannulli quieren aprender a sobrevivir tras las rejas si son condenados.

La actriz Lori Loughlin ha contratado a un experto en prisiones para que le enseñe cómo sobrevivir tras las rejas si termina haciendo tiempo, según los informes.

La estrella de Fuller House, de 55 años, que espera su juicio por cargos en el escándalo de admisión a la universidad, está “aprendiendo” sobre la vida y la etiqueta en prisión, informa la revista People.

“La prisión es un mundo muy diferente al de Hollywood, y Lori solo está tratando de estar preparada”, dijo una fuente cercana a Loughlin.

“Los modales en la mesa son diferentes; las interacciones sociales son diferentes … Aquí en el exterior, el contacto visual es algo bueno. Conoces a alguien y le das la mano y lo miras a los ojos. En la prisión, es posible que no hagas eso. No quieres desafiar a alguien “, dijo la fuente, según el New York Post.

Loughlin también está siendo educada para defenderse, según RadarOnline.com.

“Se está esforzando, aprendiendo la jerga y practicando artes marciales para dar la impresión de que es dura y para evitar posibles matones”, dijo la fuente.

Su esposo, el diseñador de moda, Mossimo Giannulli, quien enfrenta los mismos cargos federales de fraude y lavado de dinero, también ha estado presente en las sesiones de asesoramiento de la cárcel.

“Se dan cuenta de que si son condenados, tendrán que cumplir condena”, dijo la fuente a People. “Y están descubriendo cómo sería eso, lo que incluye contratar a un consultor para que les explique la vida en prisión”.

La pareja está acusada de pagar US$500 mil para que sus dos hijas, Olivia Jade Giannulli, de 20 años, e Isabella Rose Giannulli, de 21, ingresaran a la Universidad del Sur de California como reclutas del equipo de remo.

La pareja se declaró inocente de fraude, lavado de dinero y conspiración para cometer sobornos en programas federales.

El mes pasado, presentaron una moción alegando que no sabían que sus “donaciones” serían utilizadas como sobornos y que “fueron engañados”.