Preocupados, Meghan y Harry abandonaron fiesta de Halloween tras llamada telefónica

Principe Harry, Meghan Markle

Cuando tenían algunos meses de relación y estaban muy enamorados, Meghan y Harry salieron de prisa de una fiesta .

En octubre de 2016, Meghan Markle y el príncipe Harry habían estado saliendo durante unos cuatro meses y estaban muy enamorados.

No dejaron que el Océano Atlántico les impidiera conocerse, y ambos viajaban miles de kilómetros para pasar tiempo juntos.

En este punto, su relación todavía era secreta, por lo que la mayoría de sus primeras citas tuvieron lugar en restaurantes privados o en las casas de los demás, donde sabían que estaban a salvo de miradas indiscretas.

Sin embargo, su relación se hizo más fuerte, comenzaron a desafiar más al mundo exterior y rápidamente descubrieron que las personas en Los Ángeles no estaban tan interesadas en su romance.

Entonces, cuando se trataba de Halloween, ambos sabían que querían salir y celebrar, así que se les ocurrió un plan, según publica el diario Mirror.

En su libro Finding Freedom, los reporteros reales Omid Scobie y Carolyn Durand dicen que la pareja estaba teniendo la velada ‘perfecta’ en Soho House, hasta que una llamada telefónica lo arruinó todo y cambió la vida de Meghan para siempre.

Ellos escriben: “Especialmente no tenían ganas de pasar el fin de semana de Halloween escondidos, ya que había mucho que celebrar.

“Unos cuatro meses después de su relación, estaban locamente enamorados y ansiosos por participar en la diversión de una de sus vacaciones favoritas.

“La noche del 29 de octubre, con Harry en la ciudad, la pareja decidió ir a una gran fiesta de disfraces en Soho House”.

Meghan Markle, Principe Harry en 2016

“La pareja compró máscaras de estilo veneciano, lo que significaba que podían ir a la fiesta de forma anónima y nadie sabía que estaban celebrando junto a un príncipe”.

Scobie y Durand escriben: “Rodeados por la clientela exclusiva del establecimiento y confiados debido a una regla que desanimaba a los clientes a tomar fotografías con sus teléfonos, Harry y Meghan se sintieron a gusto”.

La prima de Harry, la princesa Eugenie, también estuvo en la fiesta con su ahora esposo Jack Brooksbank, y las dos parejas se lo estaban pasando en grande hasta que el príncipe recibió una llamada telefónica inesperada.

Un periódico se había enterado de su relación e iba a publicar una historia al día siguiente.

Los autores escriben, según el diario: “Tras beber un cóctel o dos en la fiesta, ambos se sentían relajados, absorbiendo el espíritu de Halloween”.

“Posiblemente fue la noche perfecta, hasta que recibieron una llamada de uno de los ayudantes de Harry en el Palacio de Kensington. No fueron buenas noticias “.

La pareja decidió dar por terminada la noche y regresaron al apartamento de Meghan para averiguar qué iban a hacer.

Según los informes, estaban molestos y enojados porque su secreto se había descubierto, entendiendo que los medios y los fanáticos rápidamente quedarían fascinados con sus vidas, tanto por separado como juntos.

También significaba que su relación tendría que cambiar como estaba en ese momento en el ojo público.

El equipo de Harry quería que acortara sus vacaciones y regresara a Londres para lidiar con la historia en desarrollo, pero él no quería nada de eso.

Decidió quedarse al lado de Meghan para apoyarla durante el frenesí.