Lori Loughlin decidió declararse culpable en el escándalo universitario

Lori Loughlin, Mossimo Giannulli y su hija Olivia Jade

La actriz y su marido se declararán culpables con la esperanza de empezar a cumplir su condena en casa.

Lori Loughlin está lista para afrontar del escándalo de admisión a la universidad. El jueves, la Oficina del Fiscal de los Estados Unidos confirmó que la estrella de Full House y su esposo, Mossimo Giannulli, acordaron declararse culpables de los cargos de conspiración en relación con la admisión fraudulenta de sus dos hijos, Olivia Jade y Bella Giannulli, a la Universidad de El sur de California como supuestos reclutas atléticos.

Según las autoridades, Loughlin se declarará culpable de un cargo de conspiración para cometer fraude electrónico y postal. Giannulli se declarará culpable de un cargo de conspiración para cometer fraude electrónico y por correo y servicios honestos.

En un comunicado de la Oficina del Fiscal de los Estados Unidos, declara que según los términos del acuerdo de declaración de culpabilidad de Loughlin, “Las partes han acordado una sentencia, sujeta a la aprobación del Tribunal, de dos meses en prisión, una multa de US$ 150,000 y dos años de libertad supervisada con 100 horas de servicio comunitario “.

Y, según los términos del acuerdo de declaración de culpabilidad de Giannulli, “las partes acordaron una sentencia, sujeta a la aprobación del Tribunal, de cinco meses de prisión, una multa de US$ 250,000 y dos años de libertad supervisada con 250 horas de servicio comunitario”.

Esto hace que Loughlin y Giannulli sean los padres 23 y 24 en declararse culpables en el caso de admisión a la universidad.

En cuanto a por qué la pareja decidió declararse culpable, una fuente cercana a Loughlin le dice a E! News: “Están listos para que esto termine y continuar con sus vidas”.

“No querían soportar el estrés y continuar lidiando con esto a diario. Es hora de seguir adelante y comenzar de nuevo”, continúa la fuente. “No saben si el juez firmará su tiempo en la cárcel. Pero tienen esperanzas y saben que existe la posibilidad de que comiencen sus sentencias y puedan tener sus penas cumplidas en casa debido a la pandemia de Covid-19”.